sábado, 8 de diciembre de 2007

REQUIEM - Mask Of Damnation (2003)


Formación: Jouni Nikula (Voz); Arto Räisälä (Guitarra); Teemu Hänninen (Guitarra), Pasi Kauppinen (Bajo); Henrik Klingenberg (Teclados); Jari Huttunen (Batería).
País: Finlandia.
Estilo: Power Metal.

Segundo álbum de la banda finlandesa tras el debú "The Arrival" (2002) capitaneados por el vocalista Jouni Nikula (ex-Altaria) y que incluía al teclista Henrik Klingenberg que compaginaba con su labor en Sonata Arctica por aquel entonces, si bien abandonó Requiem definitivamente tras la edición del presente álbum. El sonido de la banda no es el típico power metal al uso, sino que tienen un sonido muy original, algo no tan habitual dentro del género, incluyendo elementos progresivos y yo diría incluso teatrales. Sí, habéis leido bien, y es que el modo de cantar de Jouni, que dramatiza cada entonación, con un registro vocal nada habitual en el power metal y los numerosos giros y cambios de ritmo del disco, apuntan más a un musical, metálico eso sí, así que tampoco cunda el pánico. El nivel durante todo el trabajo no decae dejando un buen sabor de boca gracias a su sonido personalísimo y a las excelentes canciones incluidas. Con "Blinded" y "The Dying Ember" abren el disco y al poco de escuchar a Jouni nos damos cuenta de que tenemos algo diferente entre manos, eso sí doble bombo y melodías no dejan de estar presentes. "Mask Of Damnation", que da nombre al disco, incluye más elementos progresivos, y "Divine Illusion", con un sonido y estructura más clásica de la escuela finlandesa, continúan la descarga. "Ethereal Journey", de lo mejorcito del álbum, también tiene una estructura más clásica si bien a mitad del tema aparecen devaneos progresivos. "Shrine Of The Ocean" con un comienzo más lento, da lugar a un tema que explica por si sólo a qué nos referimos cuando hablamos de teatralidad, con un estribillo donde Jouni actúa más que canta. Cierran "Dagger" y "The Rivals Spell", quizá el tema más rápido y con mayores agudos de Jouni, que por momentos puede recordar a ni más ni menos que a Robert Smith, líder de The Cure, por su manera de dar ese toque teatral a las canciones. Banda que supuso un soplo de aire fresco a la escena con un sonido muy personal, y con un disco totalmente recomendable para descubrir a una gran banda.

Tracklist:

1. Blinded
2. The Dying Ember
3. Mask Of Damnation
4. Divine Illusion
5. Ethereal Journey
6. Shrine Of The Ocean
7. Dagger
8. The Rivals Spell